Sensus Christi: perdón

Explicación de la virtud

“Perdón” es de las primeras palabras que aprendemos. Lo mismo ocurre con la palabra “gracias”. En nuestras relaciones con los demás estas palabras son muy importantes. Ambas expresan respeto por las otras personas. Si no las usamos frecuentemente, nuestras relaciones con los demás pueden fracasar.
Decimos “perdón” cuando ofendemos a los demás. Pero la petición de perdón debe ser sincera. Exige arrepentimiento. Y, si es posible, una reparación del mal causado.
La exigencia de perdón de Jesús en los evangelios es muy difícil de cumplir. Nos pide perdonar como Dios lo hace. Dios perdona todo e infinitas veces.

Lectura: Mt 18, 21-22

Entonces se adelantó Pedro y dijo a Jesús: «Señor, ¿cuántas veces tendré que perdonar a mi hermano las ofensas que me haga? ¿Hasta siete veces?». Jesús le respondió: «No te digo hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete».

Meditación

¿Has visto que alguien le pida perdón a alguien? Si no lo has visto será difícil entender de qué estamos hablando. Se trata de una experiencia muy profunda y, por tanto, difícil de contar.
¿Has pedido perdón y te han perdonado? ¿Te han pedido perdón y has perdonado? Entonces sabes que se trata de algo hermoso. Te habrás dado cuenta que, además, es necesario. Si no nos pedimos perdón unos a otros, acarreamos desagrado, rencor y prejuicios. Podemos perder la capacidad de mirar las cosas con objetividad.
Sigue el consejo de Jesús, se te despejará el camino y vivirás en paz. Descubrirás también qué grande es la reconciliación y recuperar la comunión con quienes vivimos, con los amigos y con los colegas.

Comments are closed.