Sensus Christi: pedir con insistencia

Explicación de la virtud

Tenacidad, porfía, resistencia e insistencia son virtudes indispensables para triunfar en medios competitivos. Pensemos en el deporte: el entrenamiento casi diario puede ser de las cosas más aburridas y, sin embargo, no puede faltar a los futbolistas, tenistas, nadadores. Pensemos en la música: los pianistas, violinistas, cantantes profesionales no debieran dejar de ejercitar por horas su arte.
En la vida cotidiana en la que normalmente no es indispensable ganarle a nadie, también debemos cumplir con nuestras responsabilidades con regularidad y disciplina. Los padres trabajan. Los padres exigen con insistencia a sus hijos que hagan las tareas, la cama y que no peleen con sus hermanos. Se lo ordenan. Se lo gritan a veces. También los niños pequeños claman sin cesar a sus madres cuando les duele el estómago o un oído.
Con Dios, enseña Jesús, es preciso hacerlo igual. Se le ha de pedir con insistencia, porfiadamente, lo que necesitamos de él.

Lectura: Mt 7, 7-11

Dijo Jesús: «Pidan y se les dará; busquen y encontrarán; llamen y se les abrirá. Porque todo el que pide, recibe; el que busca, encuentra; y al que llama, se le abrirá. ¿Quién de ustedes, cuando su hijo le pide pan, le da una piedra? ¿O si le pide un pez, le da una serpiente? Si ustedes, que son malos, saben dar cosas buenas a sus hijos, ¡cuánto más el Padre celestial dará cosas buenas a aquellos que se las pidan! »

Meditación

Sabemos que Dios cuida de nosotros. Creemos que nos dará lo que necesitamos. ¿Pero se lo pedimos con suficiente fuerza?
Jesús nos recomienda probar que Dios nos oiga de diversas maneras: buscar, llamar, pedir. Tú no eres tu problema. Tú eres problema de Dios. Deja que Dios se haga cargo de ti. Exígeselo. Reza como si todo dependiera de él. El Padre de Jesús sabrá darte lo que realmente necesitas.

Comments are closed.